jueves, 1 de noviembre de 2012

DISLEXIA Y CEREBRO

La dislexia es un trastorno del aprendizaje cuyo origen está en el lenguaje, presenta un conjunto de síntomas cuyo resultado es que el niño presenta una serie de  dificultades con la lectura.
Básicamente es la dificultad para aprender a leer y manejar los sonidos de las palabras, no necesariamente ocurre con dificultad en la escritura pero sí suele involucrar algún nivel de trastorno del lenguaje. El niño disléxico lo será toda la vida.
Las causas no están claras pero estudios anatómicos y de imágenes cerebrales muestran diferencias en la forma en que el cerebro de un disléxico se desarrolla y funciona.
Los disléxicos tienen dificultades para separar los sonidos que constituyen una palabra y aprender como las letras representan esos sonidos, ambos factores fundamentales de la lectura.
La dislexia no es una cuestión de inteligencia o de ganas de aprender, utilizando métodos adecuados de enseñanza puede aprender exitosamente.
También presentarán dificultades en el reconocimiento de las palabras escritas y la fluidez de la lectura, teniendo incluso errores en el deletreo y escritura, pueden manifestar dificultades con el lenguaje hablado,costándoles expresarse con claridad o comprender lo que les dicen.
La dislexia puede afectar la imagen que el niño tiene de sí mismo "todos aprenden a leer y yo no", lo que puede afectar al auto estima del niño.


SIGNOS DE LA DISLEXIA:
Dificultad para aprender a hablar, organizar el trabajo hablado y escrito, aprender las letras y sus sonidos, memorizar números y sus secuencias, deletrear, aprender una segunda lengua.
Será fundamental el diagnóstico formal y completo para que el niño pueda recibir el tratamiento apropiado y específico.

La resonancia magnética (RM) puede ser una herramienta muy útil para combatir la dislexia. Puede detectar la dislexia o la predisposición a ella en niños muy pequeños, incluso antes de que empiecen a leer y escribir.En los estudios realizados a través de la RM se observó que los niños que presentan síntomas de dislexia tienen menor actividad en las zonas del cerebro relacionadas con el lenguaje, la fonología y el procesamiento de sonidos. Además, en niños disléxicos mayores, otras zonas del cerebro se mostraron más activas de lo normal, una posible compensación desarrollada con el tiempo.


La resonancia magnética ha sido aplicada en niños que hablan distintas lenguas, lo cual refuerza la teoría de que la dislexia tendría una causa biológica.
Las áreas del cerebro menos activas de lo normal en niños disléxicos son las mismas áreas en niños mayores y en adultos con esa disfunción. Relacionando ambas situaciones se puede pronosticar la dislexia, tomando en cuenta también otros factores, como los hereditarios.

Esta detección temprana de la dislexia gracias a la resonancia magnética permitirá que los padres de familia y los centros educativos ganen tiempo en la prevención y en el reforzamiento del niño con programas y terapias especiales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada