miércoles, 7 de noviembre de 2012

SUFRIMIENTO FETAL Y DAÑO CEREBRAL

Cuando nacemos, tenemos ya todas las neuronas de las que vamos a disponer a lo largo de nuestra vida. La estimación actual son cien mil millones y que, a partir de los 20 años mueren unas 10.000 diarias. 

Por tanto, cuando uno tiene secuelas porque sufrió mucho en el parto, padeció falta de oxígeno o sufrió presión excesiva en el cráneo, se produce la muerte de un gran porcentaje de ellas de forma instantánea o en unos pocos minutos y eso tiene consecuencias muy graves. 


Las neuronas son las unidades funcionales que transmiten en el cerebro la información de unas a otras y desde allí a los órganos del resto del organismo coordinando la entrada de la información, las acciones y los pasos que se deben dar en cada momento. De este modo, cuando esa cadena de información se rompe a causa de la muerte masiva y no natural de las neuronas, la función que éstas tenían encomendada se pierde con lo que el problema pasa también al órgano. 

Es decir, un niño puede tener problemas para mover una mano y no tener problema físico alguno en ella porque su lesión no está en la mano sino en el cerebro o en la vía que lleva las órdenes del cerebro a la mano. Es lo que se conoce como vía de movilidad manual.

La anoxia es la ausencia de oxígeno en las células y tejidos, o un aporte insuficiente. Cuando la anoxia se produce en el cerebro hablamos de “anoxia cerebral”. Se produce por disminución de flujo sanguíneo, insuficiencia de hemoglobina o por otras causas.


Cuando la anoxia afecta al órgano más importante y vulnerable, el cerebro, puede producir en escasos minutos daños de difícil o imposible recuperación, conllevando daños de muy diverso tipo, lesión cerebral, parálisis, retraso mental, epilepsia, dificultad de aprendizaje…


La mayor parte de estos accidentes, se producen en la llamada “adaptación al medio” en los partos. Cuando el feto debe cambiar su aportación de oxígeno a través del cordón umbilical y empezar a utilizar los pulmones.

Si este proceso se produce de forma errónea, debido a un parto prolongado o a una gran  diferencia entre el tamaño del feto y el canal de parto, o en niños prematuros, se llama “sufrimiento fetal” en ocasiones causado por una mala atención al parto o gestación o bien por una causa inevitable.


Un tercio de los recién nacidos sufre derrame cerebral durante el parto y el 96% de los casos de lesión cerebral grave que no tienen causa genética ni se deben a una infección, se producen por sufrimiento fetal durante el alumbramiento, bien por falta de oxígeno, por traumatismos en el delicado cráneo del recién nacido o por la mala utilización de los fórceps.

Actualmente, se efectúan demasiadas cesáreas tardías, se utilizan sin razón suficiente determinadas sustancias anestésicas que pueden perjudicar al bebé y, sobre todo, se usan fórceps y ventosas con consecuencias dramáticas en muchos casos.


Hasta ahora se pensaba que no era posible curar la lesión cerebral causada por un mal parto pero en los últimos años ha habido corrientes de investigación que aseguran que el ser humano está utilizando un porcentaje mínimo de su capacidad cerebral total, lo que quiere decir que existe una cantidad muy alta de neuronas sanas que, con la estimulación adecuada, pueden llegar a especializarse en las funciones de aquellas que murieron. 

Así, se podrían cerrar los circuitos rotos a causa de la lesión cerebral y se reconstruiría la cadena por la que viaja la información. Lo que se pretende es reestimular las áreas del cerebro no afectadas para que asuman las funciones de las que han sufrido la lesión. 

No se trata de curar sino de mejorar, de llevar al niño o adulto con lesión cerebral grave a la mejor situación que le permita su organización neurológica. En personas con lesiones muy graves cualquier pequeño resultado positivo merece la pena.



Para organizar los niveles dañados se debe proporcionar la estimulación sensorial adecuada a ese nivel modulando progresivamente los tres parámetros que componen un estímulo frecuencia, intensidad y duración a la vez que creamos el mayor número de oportunidades posibles para que el niño desarrolle la expresión sensorial o motora propia de ese nivel.

La idea es que si a un niño con problemas de movilidad se le sienta en una silla y no se le permite arrastrarse es imposible que un día llegue a gatear y mucho menos a andar. Hay que reestimularle y darle la oportunidad de que se mueva poco a poco.

6 comentarios:

  1. Hola ,me llamo natalia, quisiese consultar con algun especialista,ya q a mi marido desde chico le dijieron q el tenia sufrimiento cerebral y hoy fue atendido por un neurologo y le dijo que esta enfermedad no existia y que el nunca la escucho y que mi marido esta sano y no tiene nada.
    Sin embargo ,yo veo que el no retiene las cosas,una inmadures,y habeces alteraciones nerviosas,me dice q tiene calambres en la cabeza,mareos,por favor me ayudan a saber q tiene y como se trata

    ResponderEliminar
  2. Te recomiendo que cambies de doctor. Busca segunda opinión. Tal vez es producto del sufrimiento fetal(que no es una enfermedad, pero que puede dejar secuelas imperceptibles a simple vista), o tal vez es una condición más seria o tal vez solo tiene que poner de su parte, y realizar ejercicios para mejorar las capacidades cognitivas, pero debe ser visto por algún especialista. No te quedes con una sola opinión.

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado este informe. Y seria muy buen aporte identificar las fuentes.
    Gracias

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado este informe. Y seria muy buen aporte identificar las fuentes.
    Gracias

    ResponderEliminar
  5. Excelente artículo, sin embargo me gustaría profundizaran más de acuerdo a la gravedad de cada sufrimiento, en los ejemplos que señala se va un poco al extremo mencionando solo casos graves pero quisiera saber sobre consecuencias en casos más leves,

    ResponderEliminar
  6. Hola mi hermana se tiro 23 horas y media de parto porque tenia el canal muy estrecho y la niña tenia la cabeza muy encajada la tuvieron que cambiar varias veces las sabanas por sangrado abundante,le realizaron a la niña una prueba para ver si tenia sufrimiento la primera salio que si pero la matrona decía que podía esperar mas tiempo la realizaron dos mas y decía lo mismo hasta que bajo el anestesia y dijo que tenia que ir de urgencia a hacer cesaría y empezaron a correr y a gritar que se la llevaran urgente a quirófano,la cuestión esque no se que consecuencias puede tener mi sobrina estoy preocupada salio con la cabeza marcada donde había estado encajada,me podrían decir que consecuencias y si tendríamos que hacer algún estudio.gracias

    ResponderEliminar