martes, 30 de octubre de 2012

TUMORES CEREBRALES

Un tumor cerebral es un grupo de células anormales que crece en el cerebro o alrededor de él. Los tumores pueden destruir directamente las células sanas del cerebro y también pueden dañarlas indirectamente por invadir otras partes del cerebro y causar inflamación, edema cerebral y presión dentro del cráneo.



Los tumores cerebrales pueden ser malignos o benignos. Un tumor maligno, también llamado cáncer cerebral, crece rápido y a menudo invade las áreas sanas del cerebro. Los tumores benignos no contienen células cancerosas y, por lo general, tienen un crecimiento lento.


Los tumores cerebrales pueden ser de dos tipos: primarios o metastásicos. Los tumores cerebrales primarios se originan en el cerebro, y los metastásicos aparecen cuando las células cancerosas de otra parte del cuerpo se diseminan al cerebro. Por esta razón, los tumores cerebrales metastásicos son casi siempre malignos, mientras que los tumores primarios pueden ser benignos o malignos.

Los tumores cerebrales se clasifican de acuerdo con la ubicación del tumor, el tipo de tejido afectado, si el tumor es benigno o maligno, y otros factores. Si se determina que un tumor es maligno, las células se examinan bajo microscopio para determinar su grado de malignidad. 


Según este análisis, los tumores de clasifican por su grado de malignidad, desde menos maligno hasta más maligno. Algunos factores que determinan el grado del tumor son la velocidad de crecimiento de las células, la cantidad de sangre suministrada a las células, la presencia de células muertas en el centro del tumor (necrosis), si hay células confinadas en un área específica, y el grado de similitud entre las células cancerosas y las normales.

El diagnóstico se realiza mediante exámenes como el TAC o la resonancia magnética (RM), las cuales permiten conocer la localización y el tamaño del tumor y además sugerir la naturaleza del mismo, pero es la biopsia la que indica el tipo exacto de tumor.

Se desconoce la causa de los tumores cerebrales primarios; los factores ambientales y genéticos podrían ser la causa de algunos. La exposición previa a la radiación terapéutica durante la infancia parece ser un agente causante en algunos pocos pacientes. Los síntomas de un tumor cerebral incluyen dolor de cabeza, náuseas, vómitos, convulsiones, cambios en la conducta, pérdida de la memoria y problemas de la vista o el oído.

Existe gran variedad de tumores:

- Gliomas (los más frecuentes de de los tumores “primarios”). 

- Neurocitomas

- Schwannomas o neurinomas 

- Meningiomas (Tumores de las membranas que cubren al cerebro o meninges)

- Tumores relacionados a estructuras óseas

- Quistes o pseudotumores

- Tumores de las glándulas que posee asociadas (tumores de la glándula hipófisis)

- Tumores embrionarios y primitivos

- Tumores asociados a vasos sanguíneos; etc.

No existen factores predisponentes relevantes para el desarrollo de estos tumores, salvo excepciones. La alteración en los genes que produce la multiplicación desordenada y anormalmente alta de las células se debe a razones ambientales y a predisposiciones del propio organismo, sin embargo, no se puede decir con certeza qué factores llevan finalmente a que algunas personas desarrollen un tumor y otras no. 

En algunos casos los tumores aparecen en familias con algunas enfermedades hereditarias, como la Neurofibromatosis, donde la predisposición a desarrollar cierto tipo de tumores es muy alta y en general todos los miembros de las familias afectadas los tenderán a desarrollar. 

Sin embargo, la mayoría de los pacientes portadores de tumores cerebrales no tienen antecedentes personales ni familiares de enfermedades de este tipo. La exposición a ciertos factores ambientales, como las radiaciones de alta intensidad, la de los accidentes en plantas nucleares o la secundaria al estallido de las bombas atómicas también puede predisponer a la génesis estos tumores. Incluso la utilización de teléfonos móviles, microondas,...









No hay comentarios:

Publicar un comentario